Regalo a una amiga (de Simbiosis con Bruno)

Has posado en mi cuello
tus ojitos cerrados
y acomodas la cabeza bien
a la derecha o a la izquierda
como manda el azar.
Yo protejo tus piernas o tus brazos
porque acecha el frescor.

Si te remueves
voy a buscar enseguida
a tu mamut chiquitito
el que aprendió a volar.
¿Y si tú vas hasta la mar
y no sabes volver?
¿Y si yo ya no estoy?

Tras tras
entre las hojas
de la trepadora
quiero subir
hasta la Luna.
Tras tras
que yo vuelvo ya.

Esta entrada fue publicada en Fragmentos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *