Habla mi curandera

Voces ladinas
fuera de mi recinto
cruzan el campo.

Más a lo lejos
aúllan unos perros
bajo la luna.

El árbol crece
bajo de mi ventana
cierra el camino.

Una llovizna
limpia ciertos rincones
de mis entrañas.

Pájaros cantan
bullen de rama en rama
levanta el sol.

Cerca de casa
luz cada vez más tibia
me da sosiego.

Café con leche
mi cuerpo en alegría
salgo volando.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Esta entrada fue publicada en Fragmentos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *